ReviewInfoling 3.26 (2020)

Review - Sección dirigida por Yvette BürkiInfoling 3.26 (2020)

Si no puede leer este documento,
descárguese la última versión de ADOBE

Jannis Harjus (Leopold-Franzens-Universität Innsbruck (Austria)). Reseña de Würth, Melanie. 2019. El otro (y) yo. Percepción, representación y construcción de espacio en el español de la ciudad de Buenos Aires. Freiburg i.Br./Berlin/Wien: Rombach Verlag. Infoling 3.26 (2020) <http://infoling.org/informacion/Review483.html>

La excelente e innovadora obra de Melanie Würth, “El otro (y) yo. Percepción, representación y construcción de espacio en el español de la ciudad de Buenos Aires“, se centra en la construcción lingüístico-discursiva del espacio urbano de la capital argentina, a través de la representación y percepción de los propios hablantes de la comunidad de habla porteña. El enfoque fuertemente interdisciplinario del exhaustivo trabajo, publicado en castellano, está en la fuerza constructiva de rasgos lingüísticos salientes de la variedad lingüística bonaerense, apoyándose en aspectos teórico-metodológicos ligados a la lengua en el contexto social y la sociolingüística y complementada por métodos de la geografía cultural. Con esto, la autora analiza brillantemente la relación entre procesos de transformación socio-geográficos y la percepción-representación de rasgos fonético-fonológicos, morfológicos y léxicos en la comunidad de habla de Buenos Aires.

El acercamiento lingüístico a percepciones y representaciones se ha convertido en los últimos años en un campo de investigación bastante fructífero en la romanística en general (p.ej. Pustka 2007; Krefeld/Pustka 2010) y en la sociolingüística hispánica en especial (Moreno Fernández/Moreno Fernández 2002; Postlep 2010; Harjus 2018). Estos estudios se centran en comunidades lingüísticas amplias, frecuentemente en regiones extensas, como p.ej. diversas macrorregiones de España. El trabajo de Melanie Würth amplía este tipo de investigación enfocando un solo espacio urbano concreto de Hispanoamérica, el de Buenos Aires. Especialmente en la época de las superurbanizaciones latinoamericanas y teniendo en cuenta la superdiversidad de una metrópolis como la bonaerense, el acercamiento a la variación en una sola urbe es totalmente convincente y necesario, por lo que representa una excelente novedad en el panorama de la sociolingüística urbana hispánica con enfoques en la percepción. Aparte del enfoque interdisciplinario entre sociolingüística y geografía cultural, el análisis sigue consecuentemente las pautas de la construcción social del espacio urbano y adapta, por consiguiente, ideas constructivistas de la lingüística urbana, hasta ahora poco investigada en el ámbito hispanófono (Caravedo 2012; Bürki 2014).

Las cuestiones esenciales de la obra de Melanie Würth, brevemente y bien expuestas en la introducción (pp. 19-23) son entonces las siguientes: ¿Cuáles son las representaciones de variaciones lingüísticas de los hablantes porteños?, ¿qué rasgos lingüísticos son salientes para el habla en la capital argentina?, ¿cuáles de estos rasgos lingüísticos percibidos son salientes para las variedades lingüísticas de barrios concretos?, y, ante todo, ¿cuáles de estos rasgos estereotipados sirven para atribuir ciertas características a barrios y, por consiguiente, para construir el espacio socio-geográfico de Buenos Aires?

El trabajo está dividido en dos partes: la primera parte se constituye de más o menos 100 páginas (pp. 31-128) e incluye el marco téorico, las preguntas esenciales acerca de la metodología, el contexto socio-demográfico de la comunidad de habla de Buenos Aires y los rasgos lingüísticos de la variedad bonaerense descritos hasta el momento por estudios lingüísticos (p.ej. Fontanella de Weinberg 2000). En comparación con la primera, la segunda parte es, con cerca de 215 páginas (pp. 129-346), más extensa e incluye todo el análisis del estudio. Una breve discusión y conclusión (pp. 347-357), las extensas referencias bibliográficas (pp. 359-380) y un apéndice con tablas de los encuestados (pp. 383-384) y la encuesta misma con los estímulos empleados (pp. 385-388), que resultan bastante interesantes para investigadores de futuros estudios parecidos en el ámbito hispanófono, completan el libro.   

La primera parte comienza con el estado de cuestión de la lingüística urbana y del estudio de percepciones en el ámbito hispanófono (pp. 25-30). Melanie Würth demuestra de manera clara cuáles son los estudios ya hechos en estos ámbitos lingüísticos y qué aspectos están aún sin tratar. Desgraciadamente, no todos los trabajos de la romanística en general y de la hispánistica en especial, que siguen cuestiones parecidas de manera émica, entran en el estado de cuestión (p.ej. Patzelt 2016; Montemayor 2017; Harjus 2018).

La parte téorica está bien estructurada, empezando con preguntas socio-constructivas acerca del término espacio, pasando por aspectos ligados a la superdiversidad en los espacios urbanos, y terminando con cuestiones acerca de la lengua como herramienta de la construcción del espacio urbano, en especial acerca de la socioindexicalidad, las actitudes lingüísticas, estereotipos y la subdisciplina sociolingüística de la dialectología perceptiva. En todos los subcapítulos del marco téorico, la descripción es bastante densa, exhaustiva e interesante. De esta forma, la autora consigue crear un marco teórico que abarca los conceptos de espacio, urbanidad y variación lingüística de manera excelente, señalando el desarrollo de la relación entre espacio y lengua a través de las décadas pasadas. La repetida mención por parte de la autora de que el espacio está definido como un producto de una construcción social y de que la relación entre el espacio urbano y la lengua es recíproca subraya el carácter innovador del estudio y es una constante aplicación del nuevo enfoque lingüístico. De todos modos, en esta primera parte del marco teórico (pp. 31-38) nos faltan definiciones de términos importantes: la autora escribe en muchas partes sobre los conceptos identidad, poder, discurso, saliencia y heteroglosia sin definir estos términos bien discutidos en la comunidad científica. A pesar de las definiciones de los términos urbanidad, espacio (ing. space) y lugar (ing. place), nos falta además una descripción crítica y diferenciada de estos conceptos que refleje más bibliografía que la mencionada por Melanie Würth. La autora sigue en esta parte del marco teórico, según nuestra opinión, demasiado las ideas de Britain (2011) o Caravedo (2012) a pesar de que en la lingüística existen más estudios sobre urbanidad y el espacio urbano (p.ej. Busse & Warnke 2015).        

En la parte más sociolingüística, donde se describen los aspectos sobre la percepción, representación y las actitudes (pp. 39-64), las explicaciones del término percepción se basan casi únicamente en la obra de Caravedo (2014) aunque se podría esperar, especialmente de una hispanista del ámbito germanófono, la citación de más referencias bibliográficas de la Germanistik sobre la temática (p.ej. Anders 2010). La autora evita explicar de manera extensa la necesaria distinción entre representaciones y percepciones, bien analizada por Krefeld/Pustka (2010), y esquiva la importantísima discusión de la cuestión si hay que distinguir entre representaciones/percepciones y actitudes lingüísticas (véase para esta discusión p.ej. Postlep 2010). Mientras que Melanie Würth explica profundamente el término estereotipo (p. 57), debemos señalar que explica las bases teóricas de la dialectología perceptiva (p.ej. Preston 1999) de manera algo superficial. Ante todo, las posibilidades del mapping, tampoco discutidas en la parte metódica (cap. 6), hubieran sido de gran interés para los lectores. A nuestro entender, faltan algunas indicaciones sobre la plenitud de posibilidades del mapping, especialmente en trabajos del ámbito anglo y germanófono, aunque la autora sí que hace algunas referencias en las notas de pie (p. 60). Estos comentarios no quieren menospreciar el gran valor de la presentación de su marco teórico, que nos parece muy completo, pero nos gustaría indicar que se trata más bien de una densa y sabia descripción, pero no de una explicación que recoja además aspectos críticos sobre los temas relevantes, como p.ej. una discusión sobre la necesidad y novedad de la dialectología perceptiva y/o la lingüística perceptiva de la variación (p.ej. Sinner 2014).

En el cuarto capítulo (pp. 65-76), la autora narra la historia del área metropolitana de Buenos Aires de manera compacta y profunda. Los lectores pueden experimentar sobradamente los cambios económicos, históricos y político-sociales de Buenos Aires y, en menor medida, de Argentina. Al igual que Melanie Würth, creemos que esta parte es importante para que los lectores puedan seguir el análisis posterior. En algunas partes hubiera sido interesante profundizar en la estupenda narración, p.ej. cuando la autora describe el aumento del uso de la lengua inglesa en la zona de San Telmo sin indicar estudios del paisaje lingüístico realizados sobre este tema en Buenos Aires hasta el momento. Al igual que en la parte del marco teórico, tenemos que lamentar que en partes extensas de la descripción sigue excesivamente las ideas de otro estudio (Luczak 2010). Por consiguiente, se trata –nuevamente– más bien de una mera descripción, que de una discusión sobre los aspectos socio-históricos de la ciudad.

El quinto capítulo (pp. 77-90) se dedica a los rasgos lingüísticos del español porteño. Melanie Würth cita la bibliografía relevante y tradicional, como p.ej. Fontanella de Weinberg (2000), y también estudios más especializados y recientes, como p.ej. Chang (2008). La descripción de la variación lingüística bonaerense sigue en esta parte las pautas tradicionales de la dialectología, enfocando aspectos fonético-fonológicos (p.ej. el ensordecimiento de la africada castellana), morfológicos (p.ej. el voseo) y lexicales de la variedad local (estos últimos con especial atención al lunfardo). Una perspectiva émica redondea el capítulo: la autora indica ideas metalingüísticas de los hablantes porteños, aunque estas ideas apuntan, o bien a una división entre Buenos Aires y las zonas rurales argentinas, o bien entre la comunidad de habla de la capital y el extranjero cercano (Uruguay), que a una división intrabonaerense. Un punto interesante es la frecuente mención de lenguas amerindias, pero la total exclusión de lenguas asiáticas de grupos migratorios en la comunidad de habla de Buenos Aires por parte de los mismos hablantes entrevistados, que, según la autora, indicaría una división en la percepción de estos grupos étnicos: el amerindio como algo amenazante y el asiático como poco amenazante para la comunidad de habla local (p. 89).

El sexto capítulo (pp. 91-127) refleja fascinante y sólidamente la metodología, las herramientas metódicas aplicadas en la investigación y la formación del corpus. Este capítulo es relevante para lingüistas que pretenden realizar futuros proyectos que se basan en la percepción y construcción del espacio urbano en el mundo hispanófono. Melanie Würth explica en esta parte del trabajo la formación del corpus, y con eso la procedencia socio-geográfica de los encuestados. Es una pena que la tabla con los encuestados se encuentre en el apéndice (pp. 383-384) y no en este capítulo, porque lo hubiera hecho aún más claro. El hecho de que no participen hablantes con trasfondo migratorio, es decir p.ej. hablantes de lenguas amerindias o asiáticas (véase capítulo 5), se debe a una red social bastante homogénea de informantes conocidos de la investigadora: casi todos los hablantes encuestados tienen una edad alrededor de los 30 años. Llama la atención la falta de hablantes de niveles de formación muy baja, aunque nos gustaría resaltar que con eso no queremos criticar al trabajo, ya que no era el fin de este estudio de Melanie Würth investigar todos los estratos sociales bonaerenses. De todas formas, el hecho de que no participen hablantes con poca formación educativa podría explicar la relativa facilidad de estructurar un mapa en blanco por parte de los encuestados de este corpus (pp. 171-226): hablantes con poco nivel de formación en otras áreas hispanófonas y/o otros contextos socio-geográficos, p.ej. en Andalucía (Harjus 2018) o México (Schrader-Kniffki/Harjus en preparación), tienen dificultades con tareas parecidas.

Las entrevistas para el corpus de investigación de “El otro (y) yo“ se realizaron en siete diferentes pasos: 1) draw-a-map (mapa en blanco), 2) draw-a-map (mapa con fronteras administrativas), 3) percepciones de 58 palabras con diversas variables lingüísticas (aquí nos gustaría indicar que el acercamiento no fue émico, ya que la autora había seleccionado antes los estímulos con rasgos característicos; véase Postlep 2010 para un acercamiento émico con estímulos a las percepciones de hablantes), 4) percepciones con matched-guises de charlas libres, 5) entrevistas libres sobre la variación en el espacio urbano de Buenos Aires, 6) imitación de hablantes de otros barrios de Buenos Aires, y finalmente 7) una entrevista libre sobre estereotipos en la metrópolis. A pesar de este programa tan denso, según la autora, cada una de las 60 entrevistas solo duró cerca de una hora. Teniendo a 60 hablantes, se trata de un trabajo muy extenso por parte de Melanie Würth, no solo en la recopilación de los datos, sino también en la transcripción de todo el corpus.

El posterior análisis sigue los pasos metodológicos de Mayring (2010). Se trata de un esquema analítico transparente que permite realizar, con la ayuda de los programas R y MaxQDA, un análisis cualitativo de los contenidos de las entrevistas y posteriormente cuantitativo de algunos datos cualitativos, es decir hacer una triangulación metódica. Los únicos puntos críticos respecto al capítulo 6 los hemos encontrado en la parte de los estímulos y del discurso lingüístico, que detallo a continuación. Por un lado, los aspectos descritos sobre las variables lingüísticas en los estímulos son bastante redundantes respecto al capítulo 5; por el otro, el lector se pregunta por qué no se ha mencionado el alargamiento vocálico en el quinto capítulo junto con los otros rasgos lingüísticos. Más grave se nos presenta el tema del discurso lingüístico (pp. 127-128), término muy amplio y discutido en la lingüística en general y en la hispanística en especial (véase p.ej. Danler 2016). A pesar de que existen muchas referencias bibliográficas disponibles (p. ej. Spitzmüller/Warnke 2011), Melanie Würth solo recurre a la obra poco reciente de Gee (1999) para explicar el análisis del discurso. El término discurso queda a lo largo del trabajo sin una definición concreta. Esta parte, por consiguiente, es cualitativa y cuantitativamente bastante inferior al resto de los temas tratados en este capítulo.  

La segunda parte del trabajo (pp. 129-380) se dedica al análisis cualitativo y cuantitativo del corpus. El objetivo sigue siendo la examinación de la variación lingüística en el espacio urbano bonaerense a partir de una perspectiva émica que refleja percepciones, representaciones y actitudes lingüísticas de los propios hablantes. Como ya hemos explicado en la parte de la metodología, el estilo del análisis es fantástico y se divide en diferentes subcapítulos: primero, el análisis de las categorías y divisiones espaciales se realiza de manera cuantitativa para hacer, segundo, un análisis de las representaciones individuales de manera cualitativa. Posteriormente sigue un test de percepción con pares falsos que se analiza de manera cuantitativa para volver a acercarse cualitativamente a las estilizaciones de hablantes porteños. Un capítulo sobre los procesos de acomodación y otro sobre la discusión cierran la segunda parte del libro. A pesar de algunas cuantificaciones, todo el análisis sigue un esquema interpretativo y explorativo. El lector puede seguir a la autora en casi todos los aspectos del análisis que lo convierte en una investigación trasparente y convincente. Otro punto a favor del excelente estudio es la estupenda representación gráfica de los mapas (mentales) de los hablantes o los mapas de categorizaciones compuestas por la autora en color: de esta forma se hacen visibles las divisiones espaciales en las representaciones de los hablantes bonaerenses y fortalecen la narración de una frecuente dicotomía o construcción binaria del espacio urbano de Buenos Aires en un yo y un otro, como ya sugiere el título del estudio. Nos gustaría comentar que el tamaño de las letras es demasiado pequeño por no decir que contribuye a aumentar las dioptrías de los lectores. Respecto al contenido, solo queremos añadir una pequeña crítica o, mejor dicho, un comentario para futuras investigaciones: la falta de encuestados con poca formación podría influir en los resultados obtenidos. Por ejemplo, la asociación de la palabra boludo o boló con estratos sociales más bajos, o geográficamente hablando, con el sur de la ciudad, resulta claramente del nivel de formación (alto) de los hablantes encuestados. Para el futuro sería interesante ver si hablantes de otros niveles de formación (y a lo mejor migrantes de otros ámbitos hispanófonos) también tienen unas representaciones y actitudes similares respecto a determinados rasgos lingüísticos. Por último, se hace visible, nuevamente, la ausencia problemática de diferenciación entre espacio (ing. space) y lugar (ing. place) en algunos puntos del trabajo (p.ej. p. 295).    

A pesar de algunos espacios de transición en el espacio urbano, Melanie Würth señala de manera convincente que los hablantes dividen los mapas mentales de Buenos Aires en una parte norteña, de clase alta y con una variedad lingüística más correcta en los ojos de los propios porteños, y una parte sureña, de clase más baja y de habla menos correcta. Esta división socio-espacial se basa en un par de rasgos lingüísticos, mencionados por los propios hablantes: ante todo, la realización sonora de la palatal rehilada se considera como una variante más norteña, de los barrios de Recoleta y Palermo, mientras que la realización sorda está relacionada con una variedad sureña, como p.ej. con el barrio de La Boca. A su vez, curiosamente, la realización sonora es bastante saliente en las pruebas con estímulos y lleva a los hablantes a una asociación con sectores elitistas de los cuales los encuestados se quieren distanciar. Al igual que la caída de /s/ implosivas, la rehilada sonora o sorda puede tener significados totalmente diferentes según los hablantes que los perciben, a pesar de una estigmatización inicial. Las realizaciones de la palatal rehilada sorda/sonora y la /s/ implosiva son las más salientes para todos los hablantes encuestados: mientras que a unos hablantes les llevan a una reflexión negativa del estímulo percibido, a otros les parece familiar y/o positivo. Las estilizaciones y estereotipizaciones por parte de los hablantes bonaerenses se basan siempre en estos rasgos más algunos otros léxicos de origen lunfardo, construyendo de esta forma familiaridad, barrialidad y cercanía en unos así como distancia en otros rasgos lingüísticos, siempre dependiendo de la procedencia barrial y socio-económica de los encuestados. Además, también difiere según la situación comunicativa: la acomodación lingüística aparece, según los propios hablantes, en situaciones socio-comunicativas en las cuales no quieren quedar en evidencia, dependiendo de los rasgos y de la procedencia de los hablantes, por “miedo a ser atacados“ o “por no conseguir un trabajo“ (pp. 325-328). Que esto tiene que ver con socioindexicalidad de los rasgos lingüísticos es convincente, pero, para nuestro gusto, se queda demasiado corto en el análisis (p. 331).

Con todo esto, estamos ante un estudio estupendo de la ‘tercera ola‘ de la sociolingüística aplicada a una metrópolis hispanoamericana que será un ejemplo a seguir para muchos estudiosos de la lengua española. Solo nos queda felicitar a la autora por la fantástica labor realizada.                                                       

Referencias bibliográficas

Anders, C. 2010. Wahrnehmungsdialektologie – Das Obersächsische im Alltagsverständnis von Laien. Berlin / New York: De Gruyter.

Britain, D. 2011. Conceptualizations of geographic space in linguistics. En A. Lameli, R. Kehrein y S. Rabanus, eds. Language and Space. An International Handbook of Linguistic Variation. Berlin: De Gruyter, 69-97.

Bürki, Y. 2014. Dime cómo hablas y te diré dónde vives. Percepción lingüística y representaciones geosociales en la ciudad de Lima. Versants, 61/3: 43-66.

Busse, B. / Warnke, I. 2015. Sprache im urbanen Raum. En E. Felder y A. Gardt, eds. Handbuch Sprache und Wissen. Berlin / Boston: De Gruyter, 519-538.

Caravedo, R. 2014. Percepción y variación lingüística. Enfoque sociocognitivo. Madrid / Frankfurt a.M.: Iberoamericana Vervuert.

Caravedo, R. 2012. Las ciudades como espacios mentales y lingüísticos. Reflexiones sobre la variación diatópica del español. Orillas, 1: 1-17.

Chang, C. 2008. Variation in palatal production in Buenos Aires Spanish. 4th workshop on Spanish Sociolinguistics: 54-63.

Danler, P. 2016. Knowledge and Power through discourse and how to gain insights into rhetorical strategies through linguistic analysis – despite Foucault. En M. Zaleska y U. Okulska, eds. Rhetoric, Discourse and Knowledge. Frankfurt a.M.: Peter Lang, 231-250.

Fontanella de Weinberg, M. B. 2000. El español de Argentina y sus variedades regionales. Buenos Aires: Edicial.

Gee, J. P. 1999. An introduction to discourse analysis. Theory and method. London / New York: Routledge.

Harjus, J. 2018. Sociofonética andaluza y lingüística perceptiva de la variación: el español hablado en Jerez de la Frontera. Madrid / Frankfurt a.M.: Iberoamericana Vervuert.

Krefeld, T.  y Pustka, E. 2010. Für eine perzeptive Varietätenlinguistik. En T. Krefeld y E. Pustka, eds. Perzeptive Varietätenlinguistik. Frankfurt a.M.: Peter Lang, 9-28.

Luczak, U. 2010. Ambivalenz der Ausgrenzung. Der Lebensort Villa Itatí in Buenos Aires als Ressource gesellschaftlicher Teilhabe. Perspektiven einer integralen Planung. Tesis doctoral, TU Chemnitz.

Mayring, P. 2010. Qualitative Inhaltsanalyse. Weinheim/Basel: Beltz.

Montemayor, J. 2017. Indigene Sprachen in Mexiko. Eine sprecherzentrierte Studie zur Vitalität des yukatekischen Maya. Berlin / Boston: De Gruyter.

Moreno Fernández, F. y  Moreno Fernández, J. 2002. Madrid Perceptions of Regional Varieties in Spain. En D. Preston y D. Long, eds. Handbook of Perceptual Dialectology. Amsterdam / Philadelphia: John Benjamins (vol. 2), 295-320.

Postlep, S. 2010. Zwischen Huesca und Lérida – Perzeptive Profilierung eines diatopischen Kontinuums. Frankfurt a.M.: Peter Lang.

Patzelt, C. 2016. Sprachdynamiken in modernen Migrationsgesellschaften. Romanische Sprachen und romanisch-basierte Kreolsprachen in Französisch-Guayana. Stuttgart: Franz Steiner.

Preston, D. 1999. Introduction. En D. Preston, eds. Handbook of Perceptual Dialectology. Amsterdam: John Benjamins (vol. 1), XXIII-XXXIX.

Pustka, E. 2007. Phonologie et variétés en contact. Aveyronnais et Guadeloupéens à Paris. Tübingen: Narr.

Schrader-Kniffki, M. y Harjus, J. (en preparación). Lingüística urbana en Oaxaca, México. En G. Cruz Volio, J. Harjus y M. Schrader-Kniffki, eds. Voces urbanas. La construcción discursiva del espacio urbano en la hispanofonía. Berlin / New York: Peter Lang.

Spitzmüller, J. y Warnke, I. 2011. Diskurslinguistik. Eine Einführung in Theorien und Methoden der transkulturellen Sprachanalyse. Berlin / Boston: De Gruyter.



Fecha de publicación en Infoling:2020-03-12
Remitente: