ReseñasSección dirigida por Covadonga López Alonso y María Matesanz del BarrioInfoling 5.10 (2021)

Si no puede leer este documento,
descárguese la última versión de ADOBE

Amaia Gallastegi Borreguero (Universidad Complutense de Madrid). Reseña de Llamas, Carmen. 2018. El análisis del discurso político: géneros y metodologías. Pamplona: EUNSA. Infoling 5.10 (2021) <http://infoling.org/informacion/Review422.html>

Carmen Llamas Saíz, investigadora de análisis del discurso público y político en la Universidad de Navarra, edita este volumen dedicado a los subgéneros del discurso político y las aproximaciones metodológicas que más se ajustan a sus características. Con contribuciones sobre todo de lingüistas y filólogos, pero también de politólogos y juristas, encontramos en los artículos que componen el volumen una intersección entre Lingüística, Sociología, Ciencias Políticas y Metodología de la investigación. Se tratan desde los subgéneros más prototípicos hasta los nuevos géneros surgidos o transformados tras la revolución digital, teniendo en cuenta discurso, sociedad y pragmática, y con estudios de caso ilustrativos con textos en español, francés y alemán. Se presenta una estructura dividida en dos secciones: la primera, sobre diferentes tipos de discurso político (el discurso parlamentario, la tertulia política, el programa electoral, la campaña electoral digital, la página web de partido…), su descripción y la metodología que más se adecúa a su análisis, dados sus rasgos característicos; y la segunda, más breve, sobre las aportaciones de la Lingüística de corpus al análisis del discurso político.

El libro contrasta artículos con un contenido principalmente teórico, que dan cuenta de los rasgos del género discursivo en cuestión, con artículos que presentan estudios de caso concretos para ejemplificar sus propuestas y con mayor protagonismo de la reflexión metodológica. En este sentido, se ha priorizado presentar un panorama general del discurso político, queriendo cubrir diferentes subgéneros online y offline y presentar un perfil completo de los mismos porque se entiende que los rasgos que presenta cada género condicionan fuertemente la metodología escogida, de forma que algunos capítulos carecen de aportación metodológica alguna. No obstante, esto se contrarresta con la inclusión de un artículo extenso dedicado a la metodología que profundiza sobre las potencialidades y los peligros de un análisis del discurso fundamentado en el uso de corpus. De hecho, todo el volumen tiene una tendencia hacia los CADS (Corpus Assisted Discourse Studies), y no presenta diversidad metodológica ni de técnicas. No obstante, el panorama general de los estudios sobre discursos políticos y la profundización sobre los análisis basados en corpus que ofrecen el volumen son muy valiosos, incluyendo aportaciones que pueden ser de interés para investigadores de otras áreas de estudio interesados en aplicar análisis basados en corpus.

La primera sección, El análisis del discurso político: géneros y metodologías, la abre el capítulo de Beatriz Gallardo Paúls (Universitat de València) Discurso político y desplazamientos discursivos, escrito en el marco del proyecto PRODISNET. Se trata de un capítulo más generalista, sin aportaciones metodológicas, pero muy adecuado como introducción al volumen, puesto que ofrece una caracterización del discurso político en general, que Gallardo entiende como el filtro mediante el que el hecho político llega al ciudadano. Introduce también los nuevos lugares de enunciación del discurso político que aparecerán en el resto de capítulos, los que han hecho que emerjan nuevos rasgos discursivos: algunas variables del discurso político tradicional (el proveniente del poder institucional, de los actores políticos) se han visto alteradas y se han dado los desplazamientos discursivos. Estos desplazamientos nos ayudan a identificar los filtros del hecho político y tienen lugar porque el significado es inestable, lo fija el contexto, de forma que las opiniones desplazan a los hechos. Esto lleva a la autora a cuestionar cuáles son las fronteras del discurso político y a caracterizar el discurso político periférico o pseudopolítico. Por ejemplo, incluye los rasgos que presenta el discurso público digital (logorrea, desintermediación, hipersignificación, sobreinterpretación, hipermilitancia, personalismo, etc.), al mismo tiempo que critica que se asuma que un análisis de contenido de Twitter tenga valor predictivo.

La sección sigue con un artículo que caracteriza uno de los subgéneros clásicos en el discurso político, El discurso parlamentario: acercamientos metodológicos y perspectivas de estudio, de Catalina Fuentes Rodríguez (Universidad de Sevilla). Dado que la obtención del corpus es sencilla para el subgénero del discurso parlamentario, Fuentes centra su atención en la elección del marco teórico (o enfoque metodológico, como lo denomina). Así, este capítulo es en esencia un repaso bibliográfico de diferentes propuestas de análisis de discurso político y marcos teóricos provenientes de diferentes disciplinas, con una clara apuesta por la multidisciplinariedad: sociología, retórica, pragmática, estudio de la gestión de la identidad personal y grupal, teoría de la imagen social, análisis crítico del discurso, modelo situacional, etc., teniendo en cuenta los factores de ideología, rol discursivo (gobierno/oposición), contexto y subtipo de discurso. Añade también fragmentos ilustrativos extraídos de su proyecto “La perspectiva de género en el discurso parlamentario andaluz”, con una propuesta de análisis que incluye recursos y estrategias discursivas y condicionantes de la argumentación parlamentaria.

La tercera aportación al volumen viene de la mano de Marina González-Sanz (Universidad de Sevilla), con el artículo La tertulia política: estudios y perspectivas de análisis, que presenta un género que ya tiene una larga trayectoria, pero sujeto a su vez a cambios continuos por su naturaleza mediática y dependiente de la audiencia, lo que dificulta la sistematización. Por ejemplo, el moderador adopta nuevas funciones: realiza intervenciones argumentativas y provoca conflictos. La autora presenta los rasgos y la estructura de la tertulia (presencia del moderador, turno de palabra libre, limitación temporal, posible participación de la audiencia; apertura, presentación de los participantes y relato) y las diferencias con otros subgéneros. Considera la tertulia un género formal periférico, situado entre la conversación informal y el debate, y presenta la descortesía como característica estructural del mismo, junto con otros rasgos como la coloquialización por dirigirse a una audiencia no especializada o la espectacularización por la influencia de la tertulia de crónica social. La descortesía permite al mismo tiempo atraer audiencia y proyectar una imagen fuerte del endogrupo que busca la persuasión ideológica. Le presta atención también a la metodología, en concreto a los problemas metodológicos que surgen al analizar este subgénero y que se podrían solucionar si se conocen las particularidades del medio (interrupciones en el discurso por pausas publicitarias, vídeos ilustrativos, público, etc.). La gran pregunta que se tiene que hacer el investigador es cómo asegurarse de que el corpus es representativo y por tanto extraer conclusiones válidas. González-Sanz plantea incluir tantas emisiones como las limitaciones de tiempo y económicas permitan.

Llegamos al ecuador del volumen con una propuesta de análisis de un género clásico, el programa electoral, de la mano de Ricardo-María Jiménez-Yañez (Universidad Internacional de Catalunya). En El programa electoral: el análisis desde la teoría del framing, expone numerosas aportaciones teóricas que diversas disciplinas han hecho al enfoque del framing. La difusión que hacen los medios de comunicación, cuando se seleccionan algunos aspectos de la realidad y se les da mayor saliencia, influye en los significados del hecho político, y así es como entiende el framing. Esto ocurre a nivel de contenido, producción, encuadres de la audiencia y cultura general. Propone un análisis cuantitativo y cualitativo fundamentado en la Lingüística de corpus y aporta como ejemplo los programas electorales del PP y de Unidos Podemos para las elecciones generales de 2016, que analiza en el marco del proyecto “El demos en el imaginario de la nueva política: el debate sobre la voluntad popular en el discurso público en Europa”. Compara su corpus con uno de referencia para detectar los elementos con una frecuencia significativa con la herramienta Sketch Engine. Ni las palabras clave ni las colocaciones le sirven, y utiliza las concordancias de palabras que considera relevantes (como España, gente, gobierno, Estado, entre otras). Detecta elementos de framing o frames fragmentados (que no incluyen los elementos básicos de definición, causa, evaluación y solución) y analiza “su coherencia y su compatibilidad con unos frames completos” (p. 120), que se terminan de completar en la mente del receptor.

El volumen continúa con un género emergente: Las campañas electorales en las redes sociales. El ejemplo de Twitter en España, de Manuel Alcántara-Plá y Ana Ruiz-Sánchez, del proyecto Wor(l)ds Lab, de la Universidad Autónoma de Madrid. Los autores consideran Twitter una plataforma idónea para difundir discurso político, algo más que una red social, puesto que, en su uso político, predomina la información y las relaciones no son recíprocas. Su diseño afecta no solo a cómo comunicamos, sino a qué comunicamos (hablan de usos productivos y apropiativos). Además, la ventaja de este medio es que ofrece al analista una serie de metadatos muy útiles para el análisis. Alcántara-Plá y Ruiz-Sánchez defienden romper con la subordinación de la imagen al texto y enfatizan la multimodalidad. Tratan también las implicaciones éticas y legales derivadas de usar un medio propiedad de una empresa privada para investigar (se permite descargar datos, pero no compartirlos, lo que dificulta replicar estudios).

Los autores presentan un estudio de caso donde combinan un análisis cualitativo de marcos discursivos que asignan a cada partido y uno cuantitativo de porcentajes de ocurrencias asociadas a ese marco. Abordan el problema de la homogeneización del discurso en campaña y la importancia de lo ausente en el discurso (ante una expectativa social, como la crisis de los refugiados). En este caso, se recurrió a los cinco periódicos más leídos del país y a los programas electorales para detectar si existía una expectativa social para tratar ciertos temas y si, por tanto, se puede decir que hubo un silenciamiento. Critican la falta de atención de la corriente del Análisis Crítico del Discurso a la Lingüística de Corpus, que permite llevar a cabo un análisis cuantitativo cuando el gran volumen de información no permite un análisis cualitativo detallado. Por supuesto, también defienden poner un filtro cualitativo a la extracción automática de datos, así como utilizar un corpus de control para la triangulación.

Cierra la sección un capítulo dedicado a otro nuevo género digital, el de las páginas web de partidos. Axel Balog de Manko Bück y Nieves Fernández Rodríguez, de la Universidad Carlos III de Madrid, y Carmen Sancho Guinda, de la Universidad Politécnica de Madrid, publican Prima facie política: directrices para el análisis del discurso en las páginas web de partidos. El interés que tienen las páginas web radicaría en que constituyen una primera carta de presentación del partido. Presentan sus rasgos genéricos (el portal de inicio y las diferentes pestañas e información disponible). Desde las Ciencias Políticas, adoptan como marco teórico los cleavages, en concreto consideran que es relevante el eje élite/pueblo, donde pretenden situar a PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos a partir de sus páginas web en 2018. A esto le incluyen aportaciones de otras disciplinas (Sociocognitivismo y nueva retórica, Análisis Crítico del Discurso, Teoría del posicionamiento, Lingüística Sistémico Funcional, Pragmática, Multimodalidad, Metadiscurso y Teoría Conceptual de la Metáfora). Incluyen su rúbrica de análisis en el apéndice. Se plantean preguntas como ¿dónde termina el texto?, ¿se usan las mismas estrategias online que offline?, ¿se identifica algún cleavage en el diseño de la web? Finalmente, no encuentran una identidad multimodal ideológicamente distintiva. El artículo carece de reflexión metodológica relacionada con el género de las páginas web de los partidos: no se plantean cuestiones como la viabilidad de análisis longitudinales con páginas web ni se termina de responder a la pregunta de dónde empieza y termina el texto.

Los últimos dos capítulos forman parte de la segunda sección, Aplicaciones de la Lingüística de corpus para el estudio del discurso político, de corte más metodológico y menos teórico que la anterior. El primero de ellos, ¿Puede la Lingüística de corpus medir el populismo? Aspectos metodológicos de la integración efectiva de la Lingüística de corpus en el análisis del discurso político, está escrito por Dámaso Izquierdo Alegría y cuyo marco de investigación es el proyecto GRADUN-ICS de la Universidad de Navarra. Este capítulo del volumen es el que más profundiza en la metodología y, de hecho, se referencia en otros artículos del volumen. Se trata de una propuesta de integración del análisis del discurso político con la Lingüística de corpus, presentada a partir de dos estudios de caso que pretenden detectar los rasgos discursivos característicos de populismo en los partidos políticos franceses. Esto le permite poner sobre la mesa diferentes problemas metodológicos que van surgiendo. El autor trabaja con textos extraídos de la sección de actualidad de las webs de cada partido durante un año. Se inclina por esos textos por su carácter comunicativo y breve y por su periodicidad diaria, lo que permite la acumulación. Como ventaja, al tratarse de temas de actualidad se logra una unidad temática en los diferentes corpus; como desventaja, son textos escritos por varios autores diferentes. Del mismo modo que hace el quinto capítulo, Izquierdo Alegría critica ciertas prácticas del Análisis Crítico del Discurso, como la falta de consistencia o la sobreinterpretación de datos seleccionados a priori por el investigador, y ofrece una serie de medidas metodológicas para contrarrestar esa subjetividad. Precisamente, la Lingüística de corpus permitiría verificar y refutar hipótesis, así como encontrar rasgos que pasan desapercibidos en un análisis manual de textos individuales.

La Lingüística de corpus da pie a discursos comparativos por definición: solo podemos caracterizar un discurso si lo comparamos con un corpus de control, ya que nos permite ver si los rasgos detectados son verdaderamente característicos en nuestros textos (en su caso, si un partido presenta verdaderamente rasgos populistas) o si simplemente sucede a pequeña escala lo que ocurriría en un corpus grande con textos diversos. Se opta por un corpus generalista en francés que ofrece Sketch Engine (FrTenTen), que opone a su corpus formado por textos del Front National. Debido a la gran diferencia de tamaño entre los dos corpus, se normalizan las frecuencias relativas del término que analizamos por cada millón de palabras (en su caso, ‘contre’) y se compara también con otro término equiparable (‘pour’). El autor sí encuentra diferencias entre ambos corpus, pero el desajuste se puede deber a la diferente naturaleza de cada corpus: uno compuesto solamente por textos políticos (de una naturaleza más confrontacional) y otro generalista. Aquí vemos la importancia de conocer el género que se analiza y sus rasgos. Ante esto, cabe comparar el corpus inicial del Front National con otros formados por textos de partidos no considerados populistas. La frecuencia en los tres partidos resulta similar. Se recurre a la estadística inferencial para calcular si las diferencias encontradas son estadísticamente significativas con log-likelihood. Se encuentra que partidos considerados populistas (Les Républicains, Front National) usan palabras referidas al pueblo y que el Parti Socialiste se distancia. No obstante, todavía no podemos dar esto por válido: puede haber una variable oculta que no hemos controlado, como el eje izquierda-derecha y el rol de gobierno/oposición, lo que podría controlarse con la inclusión de partidos populistas y no populistas de izquierda y de derecha, y con un estudio longitudinal. En definitiva, se aboga por la vigilancia metodológica dentro de los recursos con los que se cuenta.

Por último, La relevancia y el alcance del léxico en el discurso político: el caso del lexema Volk en el discurso político en lengua alemana, de Miguel Ayerbe-Linares (Universidad del País Vasco), se centra en un aspecto lingüístico (el léxico), más que en un género o en una técnica específica. Presenta algunos debates en torno a la centralidad del léxico en los estudios del discurso. Pretende ir más allá de la mera selección léxica: el mismo lexema no significa lo mismo cuando lo usan líderes diferentes, es decir, su contenido referencial es diferente. Esto sucede porque, para empezar, se dirigen a distintos tipos de audiencia, y, para seguir, porque puede darse un desconocimiento pragmático por parte del receptor, además de una manipulación o posicionamiento por parte del emisor. Precisamente, el uso de Volk frente a Bürger sería una forma discreta de posicionarse políticamente: ambas palabras remiten a ‘ciudadano’, pero la primera tiene una connotación étnica (además de relacionarse con el régimen nacionalsocialista) y la segunda una político-administrativa. Antes de usar una herramienta de análisis de corpus como Sketch Engine, hay que tomar decisiones cualitativas: qué lexemas analizar, en qué géneros discursivos y en qué intervalos temporales. Ayerbe-Linares se centra en el uso del lexema Volk (su ausencia, presencia y contenido referencial) en los programas electorales para las elecciones generales al Bundestag de 2017. En el discurso político nos podemos esperar repeticiones de palabras o colocaciones. Lo que hace es lo siguiente: extrae tantos por mil de la presencia del lexema en cada programa, lo analiza en términos proporcionales absolutos, observan sus colocaciones y las contextualiza. Para acabar, esto lo acompaña de un corpus de control.

El punto fuerte de este volumen es la relación estrecha que establece entre un conocimiento profundo del género discursivo con el que se trabaja (los subtipos y los medios en los que se produce) para poder tomar una decisión informada sobre las técnicas que más se le adecúan: qué rasgos presenta normalmente cada género, de qué formas ha cambiado con el giro digital, con qué problemas metodológicos nos podemos encontrar y sugerencias para sortearlos, desde una perspectiva fundamentada en la realidad investigadora y sus limitaciones de recursos (tiempo, presupuesto, acceso a determinados datos, etc.). Destaca la centralidad de la caracterización del género discursivo y su fuerte relación con la metodología, así como el protagonismo del léxico y del recurso a corpus. Así, nos encontramos con más que una simple sucesión o recopilación de artículos en torno al discurso político; el volumen presenta una unidad. Incluye una buena selección de artículos, muy relacionados entre sí, que se referencian entre ellos, y que siguen un hilo conductor para componer un volumen completo y sin fragmentación, con una estructura que permite tratar la temática desde varias perspectivas (géneros tradicionales y emergentes, online y offline) y proponer varias estrategias analíticas, si bien es cierto que algunos capítulos tienen menos fuerza que otros y se quedan atrás. Como decíamos, también puede ser de utilidad para investigadores de otros campos que quieran realizar análisis basados en corpus.