ReseñasSección dirigida por Yvette BürkiInfoling 8.15 (2018)

Si no puede leer este documento,
descárguese la última versión de ADOBE

Santiago Sánchez Moreano. Reseña de Palacios, Azucena. 2017. Variación y cambio lingüístico en situaciones de contacto. Madrid / Frankfurt: Iberoamericana / Vervuert. Infoling 8.15 (2018) <http://infoling.org/informacion/Review277.html>

Azucena Palacios Alcaine (Universidad Autónoma de Madrid) es la coordinadora de este volumen colectivo constituido por trece contribuciones que abordan diferentes fenómenos de variación y cambio lingüístico en situaciones de contacto en el mundo Hispánico. Diez de ellas hacen parte de los proyectos de investigación “El español en contacto con otras lenguas: variación y cambio lingüístico” y “El español en contacto con otras lenguas II: variación y cambio lingüístico”1 de los cuales también es coordinadora. Las otras tres complementan eficazmente la orientación de la obra. El objetivo de estos proyectos, y por ende, de las contribuciones, es “estudiar distintos procesos del español en contacto con otras lenguas e identificar los mecanismos que los han producido […] en zonas de bilingüismo histórico con contacto intenso” (pp.13).

Estos proyectos buscan proponer generalizaciones significativas sobre los cambios inducidos por contacto que permitan dar luces a otras situaciones de contacto. Palacios Alcaine parte de la perspectiva avanzada por Jarvis y Pavlenko (2008) según la cual los cambios inducidos por contacto se producen en su mayoría en áreas de la lengua que los hablantes perciben como similares. En este sentido, según la coordinadora:

“la gramática hablada en situaciones de contacto puede modelarse a partir de los recursos lingüísticos que tienen los hablantes a su alcance, ya que son estos los que asumen y/o perciben similitudes y diferencias entre las lenguas, independientemente de si estas existen o no objetivamente” (pp. 8).

A mi parecer, este último aspecto le permite a esta obra colectiva posicionarse de forma pertinente e importante en los debates actuales sobre la variación y cambio lingüístico en situaciones de contacto multilingües y heterogéneas. En efecto, hoy en día es abundante la bibliografía sobre trabajos que se enfocan más en el uso que hacen los hablantes de sus recursos lingüísticos heterogéneos en otros contextos de variación y contacto (Chamoreau y Léglise 2013; Mondada, 2017; Meyerhoff 2013; Léglise 2013). Palacios Alcaine lo hace explícito en la introducción de la obra (cfr. pp. 7)

“En los últimos decenios, dada la consistencia teórica y empírica de los estudios sobre contacto de lenguas, las investigaciones se centran menos en ocuparse de cuáles son las restricciones lingüísticas que impiden el transvase de elementos y más en concebir estas situaciones desde un punto de vista dinámico, donde el hablante ocupa el lugar central y no las lenguas” (pp. 7).  

Así, la mayoría de las contribuciones se centran en casos de variación y cambio lingüístico poco o nulamente descritos en el ámbito hispánico asumiendo una perspectiva sobre el uso que hacen los hablantes y sobre los efectos sociales que tienen estos fenómenos. Estos trabajos buscan describir la complejidad de las situaciones de contacto y aportar herramientas teóricas y metodológicas que permitan contribuir a ello a partir de la diversidad de fenómenos estudiados.

A continuación reseño las diferentes contribuciones siguiendo el orden elegido por la coordinadora. Es necesario mencionar que el volumen no está dividido en partes. Las contribuciones se suceden, iniciándose por aquellas que estudian casos de variación específicos y terminando por aquellas que abordan reflexiones teóricas y estudios de caso.  

La primera contribución titulada “Imperatividad y atenuación en el castellano andino ecuatoriano” es de Marleen Haboud (Pontificia Universidad Católica del Ecuador) y Azucena Palacios Alcaine (Universidad Autónoma de Madrid). Tiene por objetivo analizar las estrategias de atenuación en los enunciados imperativos en esta variedad de español a través de la descripción de los procesos de gramaticalización y de la naturaleza socio-pragmática de la atenuación.

Para ilustrarlo, las autoras se basan por un lado en muestras de habla natural de hablantes monolingües de la sierra ecuatoriana en las que se tiene en cuenta el contexto discursivo donde se producen (reuniones familiares y conversaciones informales). Por otro lado, las autoras disponen de 56 entrevistas con estudiantes ecuatorianos escolarizados en Madrid que han vivido en España entre seis meses y seis años. Además, completaron estas entrevistas con la elicitación de enunciados imperativos y con búsquedas automáticas en los corpus CREA y CORDE2, y en la prensa escrita e Internet.

Las construcciones imperativas categóricas en el español andino ecuatoriano, explican las autoras, cohabitan con aquellas que los hablantes producen de forma atenuada como el futuro imperativo: “cerrarás la maleta” o la construcción “dar” + gerundio con valor benefactivo: “dame cerrando la maleta”. Estas últimas constituyen una característica de esta variedad. Para las autoras, se trata de estructuras que ilustran procesos complejos en los que convergen características estructurales y semántico-pragmáticas tanto del kichwa como del español. El futuro imperativo, afirman, es el resultado de un proceso de convergencia lingüística entre estas dos lenguas (Haboud 1998), mientras que dar + gerundio es el resultado de un proceso de gramaticalización (Haboud 1998, 2003; Olbertz 2002, 2008). El uso que hacen los hablantes de una u otra forma se explica por las necesidades comunicativas y no por el hecho de copiar simple y mecánicamente dichas estructuras del kichwa al español.

Utilizando una escala de imperatividad de ocho niveles para el español andino ecuatoriano (Haboud 1998; Haboud y De la Vega 2008), las autoras ilustran la gradación de los enunciados imperativos en esta variedad desde lo categórico hasta el ruego (pp. 32). También, incluyen los rasgos característicos de cada uno de estos niveles a saber: mandato categórico, control del peticionario, agentividad del receptor, tiempo de realización del mandato, el beneficio recibido por peticionarios o terceros, y la sustitución del peticionario. Asimismo, describen los rasgos pragmáticos que caracterizan la atenuación en esta variedad de español.

Haboud y Palacios Alcaine observan mayor atenuación en enunciados imperativos en marcos transaccionales, en situaciones de desigualdad y cuando la relación entre participantes es de menor familiaridad. Y, por otro lado, observan menor atenuación en contextos de mayor familiaridad, de igualdad funcional y social, y de proximidad. Sin embargo, sugieren tener en cuenta también otros aspectos que pueden incidir en la elección que hacen los hablantes de una u otra forma como la edad, el género, el nivel educativo y socioeconómico, y el posicionamiento identitario.

Estas formas atenuadas, concluyen las autoras, no son solamente producto de la convergencia y de la gramaticalización en una situación de contacto prolongado entre el español andino y el kichwa. Se trata de un trasvase de estrategias, con trasfondo cognitivo, en el que el proceso de cambio lingüístico pasa por una etapa de innovación individual y funcional para llegar a otra etapa de propagación social al punto de volverse un rasgo estable del español andino ecuatoriano (pp. 49).

La segunda contribución se titula “Usos del pluscuamperfecto en el español peruano amazónico”. La autora, Margarita Jara (University of Nevada), se propone estudiar la variación dialectal en el sistema verbal de esta variedad de español (EAP) focalizándose en el análisis de los valores típicos y atípicos del pluscuamperfecto del indicativo (PCP). La autora busca comprender los valores semánticos que tiene el PCP en las narrativas de experiencias personales y, a su vez, identificar las estructuras narrativas en las que este aparece.

Después de introducir el contexto socio-histórico en el que se ha desarrollado el EAP desde el periodo colonial hasta la actualidad (pp. 55-57), la autora hace una revisión de la literatura sobre el PCP. Así, en términos de tiempo de habla y tiempo de referencia, el uso canónico del PCP expresa un evento que ocurre con anterioridad a estos dos tiempos. Contrariamente a Bertinetto (2013), la autora sugiere que el PCP, tanto en el español como en lenguas como el italiano, el francés y hasta el inglés afroamericano, puede incursionar en el campo de la aoristicidad para poner en primer plano eventos pasados y, en menor medida, moverse también hacia el aspecto perfectivo (pp. 57).

Para el español, la autora documenta los usos del PCP con valores temporales, epistémico-temporales, modales con funciones pragmáticas, evidenciales y mirativos, aunque estos últimos, sugiere, pueden ser analizados también como evidenciales. También, subraya que los usos evidenciales del PCP han sido ampliamente descritos en los estudios del español en contacto con lenguas como el quichua y el aimara (Pfänder  y Palacios 2013; Hardman 1982; Escobar 1994; Laprade 1981) en la zona andina.  Pero no lo han sido tanto en las variedades del español amazónico. Es por esto que su trabajo constituye una importante contribución para el estudio de la variación y el cambio lingüístico en situaciones de contacto como las que se presentan en la Amazonía. En efecto, los datos que presenta Jara en su estudio están constituidos por narrativas de experiencias personales obtenidas a través de treinta entrevistas sociolingüísticas recogidas en el 2004 en Iquitos. Corresponden por lo tanto a una variedad de español amazónico poco descrita. Las personas entrevistadas, nos explica la autora, son hablantes monolingües del español con diferentes grados de educación primaria y secundaria y han vivido desde siempre en esa ciudad. Por lo general son vendedores ambulantes, empleados de hogar y de limpieza, amas de casa, etc.

Siguiendo a Labov (1972), la autora identificó las estructuras narrativas en las que aparecen 164 formas del PCP. Estas estructuras son: el compendio, la orientación, la acción complicante, la resolución, la evaluación y la coda. El análisis cualitativo de las ocurrencias encontradas le permitió a la autora identificar los usos prototípicos del PCP, a saber, temporales, pero también, usos que expresan más bien un distanciamiento cognitivo. Asimismo, encontró usos similares a los del imperfecto y usos con un valor continuativo con efectos en el presente. Así, según Jara, el uso del PCP en el EAP, además de los usos temporales, implica la implementación de una distancia cognitiva entre el hablante y el discurso. Es decir que el hablante percibe los eventos como recuerdos distantes que implican “instancias lejanas que se ubican en un espacio epistémico de remembranza, ilusión temporal o reconstrucción mental” (pp. 71). Este distanciamiento tiene una función pragmática y cognitiva en la narración, lo que le permite al hablante posicionarse en un plano panorámico desde el cual accede a la experiencia pasada. La incursión del PCP en el terreno del PP, explica la autora, es frecuente en el habla oral y sugiere que el PCP ha encontrado un valor semántico estable gracias a la sucesión de diversos procesos de reanálisis, que a su vez, hacen parte de un proceso de gramaticalización más amplio.

Aunque estos usos pragmáticos del PCP han sido también observados en otras lenguas europeas, la autora sugiere que en el español andino el posible impacto de las lenguas amazónicas y del quichua en el español amazónico ha tenido consecuencias. En este sentido, “la necesidad de los hablantes bilingües de expresar la fuente de la información habría aprovechado ese rasgo inherente de distanciamiento temporal del PPC para expresar la evidencia indirecta” (pp. 72).

La tercera contribución también trata de los valores evidenciales de formas verbales, pero, a diferencia de Jara, en el pretérito perfecto compuesto. Ana Isabel García Tesoro (Universidad de Antioquia) en su artículo “Valores evidenciales y discursivos del pretérito perfecto compuesto en narraciones de migrantes andinos en Cuzco”, se propone analizar los valores evidenciales y discursivos de los usos del PPC en ámbitos del pasado perfectivo sin conexión con el presente, es decir, que se realizan en el ámbito del pretérito perfecto simple (PPS) en el español andino peruano. Para esto, se basa en historias de vida de personas que han inmigrado desde diferentes localidades hacia la ciudad de Cuzco. La autora realizó 10 entrevistas semi-dirigidas. Durante las entrevistas, que duraron entre 40 y 60 minutos, siempre con la mediación de una persona bilingüe quechua-español, se les pidió a los hablantes que narraran sus historias de vida y sus experiencias de migración.

Desde el inicio, la autora se posiciona teóricamente apoyándose en la idea de que la gramaticalización de las formas del perfecto apunta hacia la expresión de la evidencialidad (Aikhenvald 2004; Bermudez 2005). Según ella, estos nuevos valores evidenciales son posibles gracias a que, por un lado, el español ya dispone de usos epistémicos asociados con la evidencialidad y, por otro, al contacto con el quechua. Este último actúa como un disparador de cambio que acelera su evolución hacia un cambio semántico. A su vez, este cambio semántico tiene lugar en un proceso de convergencia lingüística en el que los hablantes perciben las diferencias y las formas lingüísticas (Jarvis y Pavlenko 2008; Palacios Alcaine y Pfänder 2014) de las dos lenguas (pp. 80).

Así, la autora nos ofrece una visión general del funcionamiento del PPC comparándolo con el PPS. Asegura que el PPC ha seguido procesos de gramaticalización en diferentes variedades de español, ya observados en otras lenguas románicas, en las que puede incurrir en el ámbito del PPS. Es decir que el PPC “ha ampliado aún más sus valores extendiéndolos a contextos que corresponden a valores propios del aoristo, de eventos pasados acabados en su totalidad y que no tienen relación con el presente, lo que corresponde a funciones del PPS en español” (Bybee, Perkins, y Pagliuca 1994; Martínez-Atienza 2008), (pp. 80).  La autora asegura que en las variedades de español en contacto con el quechua, el PPC conserva normalmente su significado de perfectivo (con excepción del antepresente), pero presenta nuevos significados y funciones relacionadas con el ámbito de la modalidad y la evidencialidad, aumentado su frecuencia de uso frente a PPS (pp. 82).

Lo que resulta realmente innovador en los análisis de la autora es el rol indirecto que puede tener el contacto con la lengua quechua. Así, los valores evidenciales y validadores que expresa el PPC (y también del pluscuamperfecto como lo sugiere Jara en la contribución precedente), aunque se hacen eco de las posibilidades de expresión del quechua, son potenciados por el proceso de gramaticalización avanzado que presenta sistema verbal del PPC en esta variedad de español. Dicho de otra manera, los cambios se introducen a través de ventanas abiertas de la lengua española y no a través de importaciones directas del quechua. En este sentido, los nuevos valores observados en esta variedad de español se activan en función de la narración y de las necesidades comunicativas de los hablantes.

La siguiente contribución es de Angelita Martínez (Universidad Nacional de la Plata) y trata de las ausencias de concordancia de número entre el sujeto y el verbo desde la perspectiva del contacto. En “Un antes y un después en la teoría del número verbal: el aporte del español de los Andes” la autora propone seguir explorando la variación en la concordancia de número en estructuras con sujeto compuesto, que inició en un trabajo previo (Martínez López 2012), con un nuevo corpus de 25 entrevistas realizadas a migrantes bolivianos bilingües español-quechua en la ciudad de la Plata (Argentina).

La autora sigue como perspectiva teórica la línea de análisis elaborada en la Escuela Lingüística de Columbia que sugiere “una perspectiva centrada en el lenguaje como instrumento de comunicación y en la sintaxis como colocación de formas semántica y pragmáticamente motivadas” (pp. 99). Los sujetos compuestos, explica la autora, son aquellos que poseen más de un núcleo como en: “Juan y Pedro acordaron reunirse” (pp. 102). Estos sujetos pueden ser objeto de variación en función de restricciones sintácticas y semánticas, es decir, según se trate de elementos coordinados o no, de referencias a entidades distintas, de sujetos pospuestos, de objetos contables o no, de sujetos determinados o no, etc.

Según la autora, a pesar de que la variación de número se presenta en todas las variedades de español, en los Andes, probablemente por el contacto con el quechua, tal vez se trate de un campo fértil para el análisis de la variación y el contacto puesto que se trata de una estrategia innovadora que llevan a cabo los hablantes de manera creativa. En este contexto de contacto, los hablantes estarían codificando un dual, es decir, “una mínima pluralidad interna que significa dos” (pp. 108), lo que se traduce en la “posibilidad cognitiva de percibir el número como un continuo que permite configurar un intermedio entre el singular y el plural” (pp. 108), algo que no se encuentra marcado morfológicamente en el español.

Así, la alternancia entre concordancia sujeto-verbo y su ausencia parece estar determinada por las relaciones que se establecen entre las dos entidades que suponen los sujetos compuestos. Esta relación puede ser más o menos cercana. La ausencia de concordancia se vería así favorecida en casos en que la relación entre los núcleos del sujeto es más íntima como en las relaciones de parentesco, en la expresión de ciertas comidas típicas, danzas regionales, instituciones ligadas a la migración o los valores de la comunidad.

Finalmente, Martínez, basada en el funcionamiento del sistema numeral en las gramáticas del quechua (Cerrón-Palomino 1976; Coombs, Coombs y Weber 1976) y de la variación morfosintáctica observada “naturalmente” en él, sugiere que se trata de un fenómeno de variación que puede ser influenciado por las necesidades de los hablantes de expresar un dual y por la existencia de un sistema que contempla naturalmente ambas opciones. Así, concluye Martínez, el “bilingüismo puede ser el verdadero disparador de los desplazamientos cuantitativos observados” (pp. 110).

La quinta contribución de esta obra colectiva es de Nadiezdha Torres Sánchez (El Colegio de México). El objetivo de “Discordancia de número en el español de contacto de bilingües tepehuano del sureste-español: un primer acercamiento” es analizar la discordancia de número en la frase nominal, adjetiva, y en la relación entre el sujeto y el verbo como “un fenómeno variable” y la posible influencia del contacto entre el español y el tepehuano del sureste. La autora parte del hecho de que estudios previos sobre el sistema pronominal de objeto directo para la tercera persona, realizados en el mismo contexto geográfico (Torres Sánchez 2015), muestran que hay una simplificación de sistema en lo que respecta al género, pero no al número.

La autora explica que en los estudios sobre la discordancia de número en situación de contacto se pueden observar tres tendencias. La primera tiene en cuenta no solo la forma sino también los valores semánticos de pluralidad que puede tener el referente. La segunda le atribuye la discordancia de número a los procesos de aprendizaje de una segunda lengua. Y la última pone en relieve la posible influencia de lenguas indígenas así como los factores sociales y lingüísticos que favorecen la ausencia de marcas de número.

Como se trata de un primer acercamiento a este fenómeno, la autora se focalizó en dos grupos que denomina comunidades de habla. Estos dos grupos se distinguen por la movilidad y el uso que hacen del español y del tepehuano del sur. De manera interesante, la autora prefiere hablar de “colaboradores” y no de “informantes”, lo que les confiere a los hablantes un rol más importante en su trabajo de investigación al proveerles agentividad. En la página 120 se resumen sus características sociolingüísticas en términos de género, edad, edad de aprendizaje, tipo de bilingüismo y lugar de residencia.

Un total de 610 construcciones plurales, extraídas de un corpus de entrevistas sociolingüísticas y narraciones de historias tradicionales, fueron objeto de análisis cuantitativos de tipo “binomial de un nivel” y “de regresión escalonada”. El objetivo era determinar los tipos de variables lingüísticas y sociales que están relacionadas con la ausencia de marca de concordancia de número. Así, en términos generales, la ausencia de marcas flexivas de número tiene mayor probabilidad de producirse si se trata de una mujer mayor de 40 años en particular en las estructuras adjetivas y frásticas. Lo que confirma factor género del estudio anterior de Torres Sánchez.  De igual manera, según la autora, contrariamente a lo que sugieren otros estudios (Ramírez Cruz 2009), la variación de número en este contexto parece no tratarse de “errores” producto de un aprendizaje deficiente del español, sino más bien de un fenómeno de variación lingüística inducida por contacto.

Las tres siguientes contribuciones tienen en común el estudio de la variación y el cambio lingüístico en el sistema pronominal átono.  La primera (la sexta en el orden general de la obra) es de Bruno Camus Bergareche (Universidad de Castilla-La Mancha). El autor busca en su artículo, titulado “Hablar sin clíticos: una muestra del español aprendido del País Vasco”, sentar las bases explicativas del desarrollo de una nueva gramática para las formas pronominales átonas en esta variedad de español a través de un proceso de convergencia entre el español y el vasco. En este proceso, el punto de partida es la modalidad de español aprendido e inestable en la que la inserción de los clíticos de tercera persona no era muy frecuente. Luego, al parecer, operó un proceso de recuperación de los pronombres átonos “en el que primaron principios temáticos y de animacidad” (pp. 141).  

Para esto, el autor nos presenta primero un panorama sociolingüístico detallado sobre el español del País Vasco y luego analiza una muestra individual de lo que él denomina “español aprendido”. El País Vasco, nos explica el autor de manera interesante, es un territorio donde se han desarrollado hablas romances propias, resultado de la conquista romana y de la latinización, y hablas de formación más reciente producto del contacto lingüístico intenso entre estas “hablas” y el español que se extendió por estos territorios originalmente vascoparlantes” (pp. 128). Según Camus Bergareche (2011, 2013), estas variedades son por un lado el romance autóctono y, por otro, el romance importado (propia de los monolingües castellanoparlantes) y el romance aprendido (habitual entre la población rural vascoparlante). Ambas corresponden a un continuo de variedades de castellano hablado en el País Vasco.

Los datos que analiza el autor corresponden a una muestra de habla proveniente del corpus COSER (Fernández-Ordóñez 2005) que recoge muestras de habla de romance aprendido. Por ser una variedad de contacto, esta variedad de español vascuence rural parece tener muchísima variación lingüística asociada al contacto con el euskera. Sin embargo, es sorprendente la descripción que hace de ella el autor en términos de interferencias, errores, problemas, limitaciones, dominio precario, desviaciones, etc. En la página 131, por ejemplo, el autor dice que esta variedad es una “interlengua desarrollada en un contexto de aprendizaje informal” y que está “inevitablemente llena de interferencias de la lengua de origen (…), el euskera”. A ella le atribuye interferencias a nivel de vocabulario, de la fonética, o de la sintaxis la cual es “fuertemente dependiente del euskera”.

Con respecto a la muestra que utiliza para ilustrar este último fenómeno, el autor explica que se trata de solo una entrevista de una hora a un hablante que data del año 2000. El hablante tenía 66 años en esa época. Era habitante de un área rural, trabajador agrícola con una educación elemental. Al parecer, aprendió español durante su servicio militar en Burgos, como muchos vascoparlantes. Dice el autor que su dominio del español es “precario” aunque no tiene problema para comprenderlo. Cuando habla “se hacen evidentes los problemas” e “incurre frecuentemente en errores o desviaciones sintácticas”. En general, presenta “serios problemas en la identificación y conjugación de los verbos pronominales del castellano, sin equivalente en euskera” (pp. 133).

A mi parecer, es problemático describir los fenómenos de variación en términos de “problemas”, “errores” o “desviaciones”. También lo es el hecho de intentar categorizar al individuo como “a medio camino entre bilingüe incipiente con competencia activa muy regular y bilingüe consecutivo perfectamente capaz de entender lo que se le dice y sostener un dialogo de alcance limitado”. En las perspectivas actuales del estudio de fenómenos de contacto, estas categorizaciones tienden a perder su operatividad puesto que las dicotomías bilingüe-monolingüe tienden a ser remplazadas, sobre todo en contextos heterogéneos, por otras más operativas. Un ejemplo de esto es describir a los hablantes como personas con repertorios plurilingües, pluridialectales y pluriestilísticos (Léglise y Sánchez Moreano 2018).

La segunda contribución sobre la variación en el sistema pronominal (séptima en el orden general del libro) es de Sara Gómez Seibane (Universidad de la Rioja). La autora estudia la duplicación de objetos directos posverbales en el español del País Vasco. En “Español en contacto con la lengua vasca: datos sobre la duplicación de objetos posverbales”, la autora explica que dicha duplicación es un fenómeno panhispánico cuyas diferencias interdialectales se explican por factores internos y, eventualmente, por el contacto con otras lenguas tipológicamente diferentes (Gómez Seibane 2012). Así, la duplicación tiene lugar con objetos directos humanos, definidos y/e (in)específicos; con objetos directos inanimados, definidos y específicos; con objetos indefinidos específicos. La diferencia entre una variedad monolingüe como la del Río de la Plata y las variedades de español en contacto con lenguas amerindias como la andina o la paraguaya es que, en la primera, se utiliza el clítico de acusativo, mientras que en la segunda se utilizan las formas invariables “lo” y “le”.

Teniendo en cuenta la escasez de estudios empíricos sobre la duplicación de objetos directos en el español del País Vasco, la autora se propone describir la frecuencia y las características de este fenómeno, a través de un corpus oral de español de la zona vasca, comparándolo con un corpus de español monolingüe de la zona centro-peninsular. Esta comparación le permite, según ella, valorar con precisión las posibles innovaciones observadas en la zona vasca.

El corpus de la zona vasca, al igual que el trabajo de Camus Bergareche, también fue extraído de COSER y consta de entrevistas semi-dirigidas con hablantes de más de 60 años, habitantes de zonas rurales. La autora identificó 59 casos de duplicación de objetos directos posverbales co-referenciales con un clítico, mientras que en el corpus de comparación (español monolingüe de la zona centro-peninsular) identificó 66. Los diferentes casos fueron clasificados siguiendo variables referenciales, de discurso y cognitivas.

Los análisis de frecuencia en ambos corpus, realizados en función de dichas variables, muestran que la duplicación es inferior en el corpus de la zona vasca. Según Gómez Seibane, este resultado es inesperado con respecto a las descripciones ya hechas de la variedad de español vasca, por lo que propone más bien una explicación cualitativa.

Así, en el corpus de la zona vasca la duplicación se asocia principalmente con referentes nominales, mayoritariamente humanos y animados, casi siempre definidos aunque no siempre individuados. Mientras tanto, en la zona centro-peninsular, la duplicación se asocia también con referentes nominales, pero con menor frecuencia. Estos son por lo general inanimados, definidos e individuados.

La autora concluye que es posible que estemos asistiendo a una fase insipiente de gramaticalización del acusativo en la variedad de español de la zona vasca. Este proceso incipiente afectaría principalmente la jerarquía de la animación, en particular a referentes humanos y animados. También habría avanzado por la definitud hasta los sintagmas indefinidos y no-individuados en algunos casos.

La tercera contribución sobre la variación del sistema pronominal (octava en el orden general del libro) es autoría de Edith Hernández Méndez (Universidad de Quintana Roo). Esta vez pasamos de la zona vasca en la Península Ibérica a la zona maya yucateca en México. El artículo se titula “Los pronombres de objeto indirecto en el español de contacto con el maya yucateco y el fenómeno de la discordancia”.

La autora asegura que el fenómeno de la discordancia de número en el uso de los clíticos de objeto directo (“remplazar le por les”), a pesar del gran interés que en él tienen los hispanistas, requiere de estudios suplementarios sistemáticos y descriptivos de la lengua oral. Es por esto que propone analizarlo a partir de un corpus de español en contacto con el maya yucateco. La autora busca además saber cuál es el papel del mono/bilingüismo en el uso de los pronombres átonos de dativo asegurando que son pocos “los trabajos que han integrado una perspectiva variacionista o de contacto lingüístico” (pp. 164).

Después de dar cuenta de los factores que condicionan la discordancia en el habla en diferentes variedades de español, en una perspectiva diacrónica y sincrónica, la autora explica que el fenómeno de la discordancia se explica “como un proceso de despronominalización y gramaticalización del pronombre dativo que lo lleva a una progresiva conversión en un marcador de concordancia (Becerra Bascuñán 2007) o pseudoconcordancia (Belloro 2007)”.

La autora propone la hipótesis siguiente: el proceso de despronominalización y de gramaticalización del pronombre dativo sigue la evolución interna del español, pero se ve favorecida por factores internos y externos. A su vez, el cambio hacia la despronominalización es un proceso acelerado por el bilingüismo y por el contacto intenso con la lengua maya. En esta lengua los pronombres clíticos suelen posponerse al verbo, aunque también se observan en position preverbal. Asimismo, para marcar el OI, esta lengua distingue la persona y el número, pero no el género como en español. Hernández Méndez propone validar esta hipótesis a través del análisis de un corpus constituido de muestras de habla semi-espontánea de hablantes monolingües del español y de hablantes bilingües maya yucateco-español habitantes de Chetumal, Quintana Roo. Complementa estos datos con la estimulación de la producción de pronombres de OI de tercera persona a partir de imágenes. Los hablantes son 7 hombres y 20 mujeres que tienen entre 17 y 60 años. Están clasificados por el grado de mono/bilingüismo y por el nivel de instrucción.

Según su análisis cuantitativo del corpus, el dativo se codifica a través de los pronombres “le” y “les”. A su vez, la discordancia de número entre el pronombre y su referente parece ser un cambio en progreso motivado por factores internos y externos, los cuales interactúan notablemente.

Asimismo, la autora asegura que los hablantes bilingües consecutivos de maya L1 y español L2 y los que tienen instrucción básica son los que más aceleran el cambio y los que permiten que el fenómeno se extienda a todos los contextos sintácticos. Sin embargo, según la autora, al parecer, los bilingües en situación de contacto intenso parecen llegar a este cambio utilizando una estrategia de simplificación motivada por la necesidad comunicativa y basada en principios universales (pp. 180). Por su parte, los monolingües de variedades de español sin contacto llegan a este cambio por un proceso de reanálisis.

Retomando el orden general del libro, encontramos la novena contribución, “Robó taxi de una parada y chocó por una columna: una hipótesis explicativa sobre el empleo de la preposición por en Paraguay”. Las autoras, Élodie Blestel y Rachel Fontanier (Université Sorbonne Nouvelle-Paris 3), proponen una explicación sobre funcionamiento de la preposición por en el español paraguayo en contacto con el guaraní fundamentándose en la lingüística del significante (Chevalier, Launay, y Molho 1986) y siguiendo un enfoque enactivo del lenguaje.

Según la lingüística del significante, “a cada significante corresponde un único significado de lengua, y visceversa” (Chevalier, Launay, y Molho 1986). Y, según la perspectiva de la enacción, el lenguaje humano está constituido por “una serie de acciones, comportamientos y coordinaciones intersubjetivamente compartidos que inciden en la emergencia de la significación” (Bottineau 2013). A su vez, de esta perspectiva teórica surge la congnemática como instrumento de análisis de las formas lingüísticas. El congnema, unidad de análisis de la congnemática, pone de manifiesto “una correlación entre procesos vocales y procesos congnitivos” (Bottineau 2009, 126) y se conciben como operadores de procedimiento “biomecánicamente encarnados” (Bottineau 2003) que interactúan con el contexto inmediato y con el contexto de enunciación en el discurso. La significación no solamente surge así para los receptores del acto de habla sino también para el propio emisor.

Las autoras intentan así demostrar las consecuencias de esta teoría en el estudio del funcionamiento de la preposición por en un corpus de español paraguayo constituido de enunciados de la prensa paraguaya en línea de los últimos diez años. Las ocurrencias encontradas en el corpus fueron clasificadas en función del contexto discursivo y en función del significado que la preposición tiene por sí sola.  

Postulan que por tiene un significado común y único en todos sus contextos discursivos, sean estos normativos o no normativos, y que encaja con los empleos normativos del español estándar y con los empleos observados en la variedad de español paraguayo. Así, los empleos no normativos de por no evidencian una mera traducción de los morfemas guaraníes –rehe/-re y rupi-. En efecto, la variación proviene del hecho de que por aparece en contextos discursivos que implican la conceptualización del alcance de un límite cuando justamente la preposición no lleva esta “limitación” en su significado. A su vez, el alcance del límite viene implicado por el contexto semántico-sintáctico de por. En consecuencia, por permite relacionar dos entidades de forma dinámica, como lo hacen los fonemas –rehe/-re y rupi que relacionan entidades que no están relacionadas en guaraní. En este sentido, las autoras se alinean con la concepción de convergencia lingüística de Palacios Alcaine (2007) y de influencia indirecta de la lengua de contacto.  

La décima contribución, “‘¿Podés creer usted?’: sobre las formas de tratamiento híbridas en el español de los malecus de Costa Rica”, de Carlos Sánchez Avendaño (Universidad de Costa Rica) presenta un estudio innovador en el sentido de que las formas de tratamiento pronominal y verbal, y la amplia posibilidad de variación que este sistema presenta han sido poco descritos en el español de grupos indocostarricences como en el caso de los malecus. Los malecus son uno de los nueve pueblos amerindios de Costa Rica y están acentuados principalmente en la provincia de Alajuela. Así, este estudio se plantea mostrar que la variación de las formas de tratamiento en el español de este grupo, que el autor denomina “formas híbridas” o “ustedvoseo”, es el resultado de la inestabilidad del sistema en español costarricense sin contacto con lenguas indígenas y del contacto con la gramática del malecu.

A partir de un corpus de 20 horas de grabaciones de “discurso deliberativo acerca de la situación de la lengua y su cultural tradicional” (pp. 208) realizadas a 74 personas, de anotaciones de trabajo de campo y de ejemplos de habla espontánea, el autor constata que, además de la coexistencia de construcciones de ustedeo, de voseo tradicional, de voseo innovador, y de tuteo pleno, las formas híbridas parecen estar relacionadas con la gramática del malecu. En este sentido, en el español de los malecus se observa no solo el voseo verbal y pronominal tónico (“vos comés”), voseo solo verbal (“comés”), ustedeo verbal y pronominal tónico (“usted come”), ustedeo solo verbal (“come”), sino también el ustedeo pronominal con voseo verbal (“usted comés”), es decir, el “ustedvoseo”.

En términos cuantitativos, el autor afirma que el ustedeo es la forma predominante en el corpus de discurso deliberativo (93,5%), seguida del ustedvoseo (3,8%), que se registra con más frecuencia que el voseo normal (2,7%). A pesar de que las formas de ustedvoseo no son tan frecuentes en este tipo de discurso, el autor afirma que estas sí lo son en sus datos empíricos observados en la interacción habitual entre el investigador y los hablantes, sobre todo en los bilingües equilibrados, a lo largo de su experiencia en el campo (pp. 216).

Sin embargo, el autor no se limita a proponer un análisis cuantitativo, sino que propone un análisis cualitativo que resulta ser “mucho más esclarecedor e informativo de los cambios e innovaciones, así como de los factores que inciden en la aparición de una u otra construcción”. Este análisis cualitativo, le permite afirmar que la variación de las formas de tratamiento no está determinada por las características sociales del interlocutor, ni por el contexto comunicativo, ni por las estrategias de tipo pragmático. Más bien, la variación es posible gracias a la inestabilidad y extrema variabilidad del sistema gramatical, el de las formas de tratamiento, que se encuentra en proceso de cambio en el español de Costa Rica y el de los malecus. Así, el “ustedvoseo” emerge en medio de este sistema como una “innovación de causación múltiple” y se ve reforzado por el contacto con la gramática del malecu. De acuerdo con el autor, el fenómeno solo ha sido observado de manera similar en el español de Santiago del Estero (Argentina) y eventualmente en Chiapas (México). Con todo, la comparación, desde una perspectiva panhispánica podría conducir también a la región andina del sur de Colombia donde el fenómeno también se puede observar en el español andino.

La undécima contribución es de Carolin Patzelt (Universität Bremen) y se titula “Plurilingüismo e hibridación como recursos de indexicalidad social: dinámicas lingüísticas en contextos diaspóricos”. El artículo se demarca de los anteriores en el sentido en que la autora trata del contacto en situaciones de contacto multilingüe. El objetivo de esta investigación es contribuir al estudio de las dinámicas plurilingües y de la indexicalidad social a la que están asociadas en el marco de la construcción de identidades en contextos diaspóricos.

La autora se sitúa en el paradigma de los estudios post-estructuralistas sobre la relación entre lengua y sociedad apoyándose claramente en la noción de “superdiversidad” (Vertovec 2007) y en el campo de la sociolingüística de la globalización (Blommaert 2010). La autora afirma que ambas nociones le permiten contar con un trasfondo teórico apropiado para el estudio de “la reproducción de identidades plurilingües como resultado de la formación dinámica de nuevos espacios multilingües a través de la migración y el contacto de lenguas” (pp. 238).

Patzelt ilustra esta reproducción de identidades plurilingües y sus implicaciones sociolingüísticas a través de varios ejemplos relativos a la situación del criollo haitiano en Estados Unidos y en la Guyana francesa. Justamente, uno de los aportes más interesantes de esta contribución es el estudio del estatus de esta lengua, que la autora califica como “ya híbrida” en su contexto de origen, de las representaciones y de su uso en situación de diáspora y en contacto con otras lenguas diferentes a la colonizadora.  

En efecto, la autora discute la noción de “lenguas de herencia” (heritage language) para mostrar que el valor social que esta puede adquirir en contextos diaspóricos varía e influye en la selección del repertorio lingüístico de los hablantes. Para ilustrar este valor social y la creación de nuevos símbolos de diferenciación étnica y de ascensión social, la autora se sirve de ejemplos de uso del criollo haitiano por inmigrantes haitianos en Estados Unidos. Asimismo, comparando con la situación del criollo haitiano en la Guyana francesa, la autora ilustra la indexicalidad social de francité como estrategia de integración lingüística a una identidad pan-criolla que engloba el conjunto de criollos con base francesa. Además, la autora ilustra los procesos de creación lingüística en las prácticas lingüísticas cotidianas de hablantes criollos en la Guyana Francesa. Estos usos funcionales que se materializan por la integración de elementos de una lengua o variedad en un discurso pronunciado en otra permiten, en tanto que estrategia indexical, “expresar identidades sociales y lazos personales que se negocian según situaciones comunicativas e interlocutores” (pp. 246).

Patzelt propone también ejemplos de usos situacionales que muestran cómo los hablantes utilizan sus diversos recursos lingüísticos del francés, del portugués y del saamaka para expresar una indexicalidad social de asimilación a diferentes grupos con los que interactúan los hablantes. En esta misma perspectiva, la autora muestra cómo, en el caso de las interacciones entre hispanohablantes y lusófonos en Cayena, se crean nuevas comunidades de hablantes que remiten a una identidad común: la del migrante iberoamericano.

Finalmente, la autora discute el desafío metodológico que significa el estudio de identidades plurilingües en contextos diaspóricos, para lo cual, asegura que se requiere una metodología nueva y más adaptada a contextos heterogéneos. Esta metodología, dice, no se debe limitar al estudio de las estructuras lingüísticas en contacto, sino que se debe expandir al estudio de los contextos sociolingüísticos en los que se usan dichas estructuras. Así, los análisis deben ser pluridimensionales y deben tener en cuenta los recursos lingüísticos diversificados que tienen los hablantes y que activan en la interacción. A mi parecer, la autora se alinea con perspectivas similares abordadas en la literatura (Chamoreau y Léglise 2012; Léglise 2013, 2017; Léglise y Sánchez Moreano 2018; Léglise y Migge 2010; Busch 2012) en los últimos años en el marco del estudio de los fenómenos de variación y cambio lingüístico en situaciones de contacto multilingüe.  

La duodécima contribución de Théophile Ambadiang (Universidad Autónoma de Madrid) se titula “Entre diversidad lingüística y acomodación comunicativa: las ecologías lingüísticas y sus implicaciones”. El autor propone una reflexión teórica sobre los procesos de apropiación y aprendizaje de lenguas asumiéndolos como espacios en los que se observan tensiones entre acomodación y diversificación lingüística. El autor se interesa igualmente por saber cuáles son las implicaciones que estos procesos tienen en las ecologías monolingües y multilingües.

Para esto, el autor se basa en el postulado que la diversidad lingüística se produce en función de las lenguas coexistentes y de su interacción en un espacio determinado, marcado por las dinámicas de la globalización. Estas dinámicas propician la formación de redes comunicativas en las cuales los miembros presentan asimetrías en sus repertorios lingüísticos y en el uso que hacen de ellos. Teniendo en cuenta esto, el autor discute las nociones de aprendizaje/apropiación de lenguas no maternas en contextos de diversidad lingüística en los que el objetivo es, a menudo, la homogeneización lingüística, como en los países europeos. A su vez, compara lo que sucede en contextos postcoloniales en los que frecuentemente el uso de una lengua europea favorece la creación de asimetrías entre los hablantes.

Por otro lado, el autor discute la noción de regímenes lingüísticos en relación con las ecologías monolingües y multilingües. Afirma que en las ecologías multilingües, estos permiten una mayor plasticidad comunicativa gracias a la diversidad de recursos lingüísticos de los hablantes y que, por el contrario, en las ecologías monolingües, por la rigidez de los regímenes, las capacidades multilingües de los hablantes son vistas como competencias truncadas, lo que a su vez viene a cuestionar el estatus del hablante “nativo”. En efecto, afirma el autor, en situaciones de migración como las que ocurren en Europa y Estados Unidos con la llegada de africanos, asiáticos y latinoamericanos, “lo que se espera […] es el incremento de la diversidad lingüística en la forma de variedades novedosas e incluso de nuevos códigos” (pp. 264) como se observa en las ecologías multilingües. Sin embargo, esto no es lo que sucede debido al peso de los regímenes lingüísticos dominantes en Europa y Estados Unidos, que tienden al monolingüismo. En estos contextos se observa ampliamente fenómenos de variación lingüística, pero no la emergencia de nuevos códigos. Es así como se crean dinámicas comunicativas que pueden favorecer al mismo tiempo la diversificación lingüística y la acomodación lingüística. Sin embargo, los discursos dominantes sobre el aprendizaje de lenguas y su uso en ecologías monolingües y la misma acomodación comunicativa constriñe fuertemente la diversidad lingüística.

El autor concluye que las ideologías lingüísticas dominantes tienden a limitar la diversidad lingüística, como sucede en el contexto europeo donde la presencia de lenguas europeas y no europeas no tiene mucha incidencia en las prácticas comunicativas de los individuos y de las instituciones.

Por último, la décimo tercera contribución es un estudio de caso propuesto por Klaus Zimmermann (Universität Bremen). Este se titula “Construcción de identidad y problemas de mutuo entendimiento en un encuentro intercultural entre maestros indígenas y expertos lingüísticos (México): para la inclusión del análisis crítico del discurso (ACD) en la planificación lingüística”. Se trata de un análisis desde el discurso crítico de un encuentro intercultural entre profesores indígenas y expertos lingüistas en México que tenía por objetivo encontrar soluciones a los problemas de estandarización de lenguas indígenas. A través del ACD se busca identificar los conflictos, malentendidos, prejuicios e ideologías preexistentes en el marco de dicho encuentro.

El autor propone, en las primeras tres partes de su contribución, una contextualización de la situación legal de las lenguas indígenas en México, de las motivaciones del encuentro y de las temáticas que se trataron allí (estandarización, políticas lingüísticas y educativas). Asimismo, propone una definición del encuentro en términos de interculturalidad a partir de una perspectiva antropológica, sociológica y sociolingüística. Así, dice el autor, en este tipo de encuentros pueden surgir conflictos y problemas de comprensión mutua que pueden obedecer a “las diferentes visiones del mundo, el significado de las palabras, los gestos, la mímica, la kinésica, la proxémica […], etc. (pp. 284). El autor afirma que el encuentro interaccional puede también ser catalogado de multicultural y multilingüe en el sentido del origen de los participantes y de la diversidad que esos orígenes representan.

En su análisis, el autor identificó los cinco aspectos más conflictivos del encuentro. Estos son la denominación adecuada de los pueblos indígenas, la presuposición de irracionalidad de los pueblos indígenas, la planificación lingüística como imposición desde el exterior, el respeto por parte de la sociedad mestiza hacia los “indios”, y la exclusión/inclusión que presupone el uso del pronombre “nosotros”.

Después de analizar detalladamente estos aspectos, su emergencia en la interacción y las incidencias que tienen en el objetivo del encuentro, al autor concluye que los malentendidos, prejuicios, la interpretación de “nosotros” como exclusivo “están provocados por experiencias previas y la relación histórica de dominación y opresión entre la sociedad mexicana mayoritaria y los indígenas conquistados convertidos en minoría sin derechos” (pp. 293). De igual manera, el autor afirma que los maestros indígenas consideran a los expertos como opositores, aliados de los poderosos del pasado y dominadores.

En este sentido, el encuentro no alcanza su objetivo inicial de cooperación sobre cuestiones de política y planificación lingüística, y resulta más bien conflictivo. Es por esto que el autor propone la inclusión del ACD en los procesos de política y planificación lingüística. Concretamente, se trata de identificar los conflictos que pueden surgir en encuentros similares con el objetivo de evitar este tipo de conflictos. Al autor sugiere también sensibilizar previamente a los participantes de estos encuentros para atenuar y evitar estos conflictos.

En conclusión, el volumen de trece capítulos es sin duda una importante contribución al campo de la variación y cambio lingüístico en situaciones de contacto en el mundo hispánico por varias razones: primero, porque aborda una diversidad de fenómenos y de situaciones de contacto, algunos aún poco tratados en la literatura. Segundo, porque cada una de las contribuciones propone perspectivas teóricas y metodológicas diversas, desde lo cuantitativo hasta lo cualitativo y la combinación de ambos. La mayoría tiene como punto teórico en común la influencia indirecta del contacto en el marco de procesos complejos de convergencia lingüística entre el español y las lenguas indígenas en el que los hablantes perciben las diferencias y las formas lingüísticas. Tercero, porque la mayoría de los trabajos hace parte de un proyecto mayor “El español en contacto con otras lenguas: variación y cambio lingüístico (I y II)”. Así pues, los trabajos reunidos en este volumen son representativos de un trabajo colaborativo y este hecho es digno de ser resaltado: a mi parecer, este es uno de los puntos fuertes de este volumen ya que considero que la investigación no puede avanzar si los investigadores no se insertan en redes de colaboración y diálogo permanente más allá de las diferentes orientaciones teóricas y metodológicas que cada uno de nosotros tenemos. Los trabajos que no hacen parte del proyecto dirigido por Azucena Palacios, pero que se integran en el volumen, vienen a completar muy eficazmente los análisis y reflexiones presentadas en la introducción del volumen. Esto le da al volumen, además de una diversidad y riqueza en términos de los temas y contextos estudiados, un argumento más para posicionarse como una excelente contribución en este campo.

Referencias bibliográficas

Aikhenvald, Alexandra. 2004. Evidentiality. Oxford: Oxford University Press.

Becerra Bascuñán, Silvia. 2007. Estudio diacrónico y sincrónico del objeto indirecto en el español peninsular y de América. Copenhague: Museum Tusculanum Press, University of Copenhagen.

Belloro, Valeria A. 2007. Spanish datives: remarks on the information-structure side of the story. En L. Guerrero; S. Ibáñez; V. A. Belloro, eds. Studies in Rol and Reference Grammar. México: UNAM, pp. 491-516.

Bermudez, Fernando. 2005. Evidencialidad. La codificación lingüística del punto de vista. Tesis doctoral, Estocolmo: Universidad de Estocolmo.

Bertinetto, Pier Marco. 2013. Non-conventional uses of the pluperfect in Italian (and in German) literary prose. In E. Labeau; J. Bres, eds. Evolution in Romance Verbal Systems. Sciences pour la communication 108. Bern: Peter Lang, pp. 145-170.

Blommaert, Jan. 2010. The Sociolinguistics of Globalization. Cambridge: Cambridge University Press.

Bottineau, Didier. 2003. Les cognèmes de l’anglais et autres langues. En O, Aboubakar, ed. Parcours énonciatifs et parcours interprétatifs. Théories et applications. Gap: Ophrys, pp. 185-201.

Bottineau, Didier. 2009. La théorie des cognèmes et les langues romanes: l’alternance i/a dans les microsystèmes grammaticaux de l’espagnol et de l’italien.” Studia Universitatis Babeș-Bolyai. Philologia LIV 3: 125-51.

Bottineau, Didier. 2013. Pour une approche enactive de la parole dans les langues. Langages 192 (4): 11–27. https://doi.org/10.3917/lang.192.0011.

Busch, Brigitta. 2012. The Linguistic Repertoire Revisited. Applied Linguistics 33 (5): 503-23.

Bybee, Joan L; Revere D Perkins; William Pagliuca. 1994. The Evolution of Grammar: Tense, Aspect, and Modality in the Languages of the World. Chicago, Ill: University of Chicago.

Camus Bergareche, Bruno. 2011. El castellano de San Sebastián: desarrollo y caracterización. Oihenart: cuadernos de lengua y literatura 26: 59-101.

Camus Bergareche. 2013. La definición del castellano del País Vasco. En A, Cabedo Nebot; M.  J.  Aguilar Ruiz; E. López-Navarro, eds. Estudios de lingüística: investigaciones, propuestas y aplicaciones. Valencia: Universitat de València, pp. 135-145.

Cerrón-Palomino, Rodolfo. 1976. Gramática quechua Junin-Huanca. Gramáticas referenciales y seis diccionarios de consulta de la lengua quechua. Lima: Ministerio de Educación / Instituto de Estudios Peruanos.

Chamoreau, Claudine; Isabelle Léglise. 2012. A multi-model approach to contact-induced language change. En C. Chamoreau; I. Léglise, eds. Dynamics of Contact-Induced Language Change. Berlin/Boston: Mouton de Gruyter, pp. 1-16

Chamoreau, Claudine; Isabelle Léglise, eds. 2013. The Interplay of Variation and Change in Contact Settings. Amsterdam/Philadelphia: John Benjamins.

Chevalier, Jean Claude; Michel, Launay; Maurice, Molho. 1986. Pour une linguistique du signifiant. Cahiers Du CRIAR 6: 95–99.

Coombs, David; Heidi Coombs; Robert Weber. 1976. Gramática Quechua San Martin. Gramáticas referenciales y seis diccionarios de consulta de la lengua quechua. Lima: Ministerio de Educación / Instituto de Estudios Peruanos.

Escobar, Ana María. 1994. Evidential uses in the Spanish of Quechua speakers in Peru.” Southwest Journal of Linguistics 13.1-2: 21-43.

Fernández-Ordóñez, Inés. 2005. El corpus oral y sonoro del español rural. Madrid: Universidad Autónoma de Madrid.

Gómez Seibane, Sara. 2012. La omisión y duplicación de objetos en el castellano del País Vasco. En B. Camus Bergareche; S. Gómez Seibane, eds. El castellano del País Vasco. Bilbao: Universidad del País Vasco, pp. 193-214.

Haboud, Marleen. 1998. Quichua y Castellano en los Andes Ecuatorianos. Los efectos de un contacto prolongado. Quito: Ediciones Abya-Yala.

Haboud, Marleen.  2003. Quichua and Spanish in Ecuadorian Highlands. The Effects of Longterm Contact. Quito: PUCE.

Haboud, Marleen; Esmeralda De la Vega. 2008. Ecuador. En J. Calvo-Pérez; A. Palacios Alcaine, eds. El español en América: contactos lingüísticos en Hispanoamérica. Barcelona: Ariel, pp. 161-187.

Hardman, Martha. 1982. The mutual influence of Spanish and the Andean languages. En E. Chang-Rodríguez, ed. Spanish in the Western Hemisphere. Word 33: 143-157.

Jarvis, Scott; Aneta Pavlenko. 2008. Crosslinguistic Influence in Language and Cognition. New York: Routledge.

Labov, William. 1972. Sociolinguistic Patterns. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

Laprade, Richard. 1981. Some cases in of Aymara influence on La Paz Spanish. En M. Hardman, ed. The Aymara Language in Its Social and Cultural Context: A Collection of Essays on Aspects of Aymara Language and Culture. Gainesville: University Presses of Florida, pp. 207-227.

Léglise, Isabelle. 2013. Multilinguisme, variation, contact. Des pratiques langagières sur le terrain à l’analyse de corpus hétérogènes. HDR Dissertation, Paris: Institut National des Langues et Civilisations Orientales. http://hal.archives-ouvertes.fr/tel-00880500/.

Léglise, Isabelle. 2017. Multilinguisme et hétérogénéité des pratiques langagières. Nouveaux chantiers et enjeux du Global South. Langage et société, no. 160–161 (May): 251-66.

Léglise, Isabelle y Bettina Migge. 2010. Language and identity construction on the French Guiana-Suriname border: Negotiating the creoles of Suriname. En, BIC 2010, Borders and Identities Conference. http://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-00674060.

Léglise, Isabelle y Santiago Sánchez Moreano. 2018. From varieties in contact to the selection of linguistic resources in multilingual settings. En R. Bassiouney, ed.  Identity and Dialect Performance. New York: Routledge Taylor and Francis, pp. 141-159.

Martínez López, Angelita. 2012. El español de los Andes en la Argentina. Concordancias canónicas y concordancias alternativas del número. Revista Neue Romania 4: 141-64.

Martínez-Atienza, María. 2008. Dos formas de oposición en el ámbito románico entre el pretérito perfecto compuesto y el pretérito perfecto simple. En, A. Carrasco Gutierrez, ed. Tiempos compuestos y formas verbales complejas. Madrid; Frankfurt: Iberoamericana; Vervuert; pp. 203-229.

Meyerhoff, Miriam. 2013. Syntactic variation and change: the variationist framework and language contact. En I. Léglise; C. Chamoreau, eds. The Interplay of Variation and Change in Contact Settings. Amsterdam: John Benjamins Publishing Company, pp. 23-52.

Mondada, Lorenza. 2017. An interactionist perspective on the ecology of linguistic practices: the situated and embodied production of talk. En R. Ludwig; P. Mühlhäusler; S. Pagel, eds. Language Ecology and Language Contact. Cambridge University Press. Cambridge, pp. 77-108.

Olbertz, Hella. 2002. Dar + gerundio en el español andino ecuatoriano: sintaxis, semántica y origen. Círculo de Lingüística Aplicada a La Comunicación 12.

Olbertz, Hella. 2008. Dar+ gerund in Ecuadorian Highland Spanish. Contact-induced grammaticalization? Spanish in Context 5.1: 89-109.

Palacios Alcaine, Azucena. 2007. ¿Son compatibles los cambios inducidos por contactos y las tendencias internas al sistema? En M. Schrader-Kniffki; L. Morgenthaler García, eds. Lenguas en interacción: entre historia, contacto y política. Ensayos en homenaje a Klaus Zimmermann. Madrid; Frankfurt: Iberoamericana; Vervuert, pp. 259-279.

Palacios Alcaine, Azucena; Stefan Pfänder. 2014. Similarity effects in language contact: Taking the speaker's perceptions of congruence seriously. En J. Besters-Dilger; C. Dermarkar; S. Pfänder; A. Rabus, eds. Congruence in Contact-Induced Language Change. Language Families, Typological Resemblance and Perceived Similarity. Berlin, Boston: De Gruyter, pp. 219-238.

Pfänder, Stefan y Azucena Palacios. 2013. Evidencialidad y validación en los tiempos verbales de pasado en el español andino ecuatoriano. Círculo de Lingüística Aplicada a la Comunicación 54.0: 65-98. https://doi.org/10.5209/rev_CLAC.2013.v54.42373.

Ramírez Cruz, Héctor. 2009. La inconcordancia de género y número en el contacto de lenguas. Forma y Función 22 (2): 165-95.

Torres Sánchez, Nadiezdha. 2015. El sistema pronominal en el español de bilingües tepehuano del sureste-español. Círculo de Lingüística Aplicada a la Comunicación 61.0: 10-35. https://doi.org/10.5209/rev_CLAC.2015.v61.48466.

Vertovec, Steven. 2007. Super-diversity and its implications. Ethnic and Racial Studies 30.6: 1024-54.


Notas

1 Estos proyectos han sido parcialmente financiados por el Ministerio de Economía y Competitividad/Fondo Europeo de Desarrollo Regional (ref. FFI2012-31702 y FFI2015-67034-P, MINECO/FEDER).

2 CREA:  http://corpus.rae.es/creanet.html; CORDE: http://corpus.rae.es/cordenet.html.  


Reseñas: desde 2010